rEINOS DE VOID

Existen numerosas colonias, pueblos y tipos de civilizaciones que hacen del universo de Void un paisaje colorido y heterogéneo. Aquí, la "humanidad" es una concepto que describe a los códigos sociales de los seres más que a sus códigos genéticos.

Entre todos ellos, seis de ellos son considerados Los 6 grandes Reinos de Void, siendo los más extensos y poderosos. Se trata de los reinos de El Arca, Polumetis, Hattiskollis, Hiem, Auctus y Coronam.

Descendientes de los humanos olvidados que devinieron en los primeros arcanos, les contaremos un poco sobre lo que distingue a estos reinos y su conformación. Se podría decir que cada gran reino representa una aspecto distinto de la humanidad; un color, una idiosincracía e inclusive una religión de Void.

 

Para su consolidación los voiders pasaron por todo tipo de transformaciones, que son producto de la expansión arcana, la experimentación con las famosas Vainas de Terraforma, que transformarían planetas inhabitables en flamantes mundos que serían el escenario de nuevas culturas. Estas culturas serían también moldeadas alrededor del nacimiento de "las mancias" de Void, que son las tres artes que trabajan sobre la energía cósmica: elementalismo, espiritualismo y tecnomancia. Los diferentes pueblos exploradores llevarían a cabo diferentes acercamos a las fuerzas universales, entrando en contacto con deidades de otros planos y creando nuevos ritos. Todo esto y más moldeó a estos pueblos a su presente idiosincrasia.

El inicio de la historia de Reinos de Void: Libro I nos situa en un momento de la llamada Era de los Reyes, cuando los seis grandes reinos se encuentran en paz y todo su esplendor. No todos estos reinos se encuentran retratados en el primer libro, pero son troncales en la historia de Void y sin duda tendrán un lugar importante en el futuro de la saga de Delrhin.

rov_heraldry_smallicons02.png
rov_heraldry_smallicons05.png
rov_heraldry_smallicons01.png
rov_heraldry_smallicons04.png
rov_heraldry_smallicons06.png

REINO DEL ARCA

 

El Arca es el primero de los reinos humanos, herederos de quienes alguna vez fueran los guardianes divinos de La Última Gran Arca de la Humanidad, la antigua nave-arca en la que se cree que los olvidados humanos arribaron a los sistemas estelares que, antes vacios, ahora rebozan de vida.

Los arcanos son dueños de los fondos de capital más grandes de Void, fruto de siglos de verse involucrados en todos los desarrollos de los flamantes colonizadores y sus emprendimientos. Además, continuan al día de hoy siendo los orgullosos dueños de El Banco Sagrado, que se considera la actual Arca de la humanidad; un lugar legendario adonde se dice residen los tesoros más valiosos y las respuestas a los misterios más antiguos.

Liderados por su Regis Patriarcha, El Banquero Sagrado, los bendecidos arcanos habitan planetas verdes, fértiles, de faunas nobles y cielos azules. Su bienestar es tan envidiable como su espiritualidad, ya que son también los primeros en escuchar el llamado de la Diosa Blanca, diosa de la creación y el cosmos y en recibir la destrucción del Dios Negro, padre del caos. De ellos surgiría el culto al Espectro Cósmico, Luz y Oscuridad, Creación y Destrucción, Cosmos y Caos. También los arcanos serían posteriormente los fundadores de la iglesia de La Luz Peony, que comprende el cuerpo videntes más poderoso de la humanidad y a los consejeros y pacificadores más respetados, ya que fueron ellos los responsables de la paz más duradera entre los seis grandes reinos.

 

Dicho esto, cabe mencionar también que en algún momento los arcanos también fueron los que impulsaron grandes cruzadas religiosas que se recuerdan como Las Gestas Heréticas.  Temerosos de la aparición de nuevos Rifters o Grietas Negras, los arcanos impulsaron  campañas militares para cazar a los nuebos pueblos colonos que consideraban heréticos por practicar ritos a dioses nuevos... todo esto en el contexto de La Guerra del Dragón, pero todo esto es parte de una historia más larga.

Algo curioso de los arcanos, es que a pesar de ser de que su población es la más antigua, ya que su población se vió dividida numerosas veces, producto de las campañas expansionistas que dieran lugar a la actual Era de los Reyes.  A pesar de no ser la más numerosa, y sus ejércitos ser también reducidos, entre sus filas se destacan tropas de elite respetadas por los otros reinos, como "los inquisidores", poderosos guardianes de la luz que luchan contra ls fuerzas elementales que profesan la oscuridad en Void... y más temidos  aún son sus agentes de inteligencia, que los voiders dicen se deslizan por las sombras y rincones de todos los reinos.

Mapa de relaciones

Superados los problemas del pasado, los arcanos mantienen excelentes relaciones con algunos reinos antiguamente confrontados, sin embargo, a pesar de cualquier esfuerzo, no logra encontrar cordialidad con otros.

  • Atezoran alianzas militares y económicas con Coronam.

  • Invierten en acuerdos comerciales y armamentistas con Polumetis.

  • Poseen pactos de neutralidad y no agresión con Auctus y Hiem.

  • No logran cambiar el desprecio de los Hattiskollis, con los cuales encuentran constantes confrontaciones.

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"We live and die for and because of technology."

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

REINO DE POLUMETIS

 

Los tecnócratas polumetis son también descienden también de antiguos linajes, sin embargo su bandera y unión no lo es tanto.

Los polumetis son los maestros de la tecnología, padres de la tecnomancia y los más prolíferos desarrolladores de todos los reinos de la humanidad. Fueron los originales creadores de las tecnologías que hicieron posible la consolidación de los reinos, y al día de hoy todavía son la vanguardía en materia de herramientas para la supervivencia y la destrucción universal. Son los gestores de la mayoría de las explotaciones de recursos y también los dueños de las más grandes fábricas automatas que transformación técnica de los mismos.

La naturaleza de este reino parte de la premisa de, paradójicamente, dejar de lado lo natural para a toda costa dominar la vida y conquistar la muerte. Se hacen llamar a sí mismo "engranautas", ya que los polumetis han hecho una tradición la transformación de sus cuerpos a base de implantes sintéticos para fortalecer sus cuerpos con objetivos varios.

Los antiguos tecnócratas vivían para la tecnología, y a lo largo de generaciones convirtieron eso en una religión tan espiritual como cualquier otra, que culminó en la creación de la tecnomancia, un arte no lejana al elementalismo o espiritualismo, pero que tiene que ver con el vínculo entre el espíritu humano y sus creaciones.

Múltiples emprendimientos tecnócratas se unieron bajo la bandera Polumetis para proteger sus ideales engranautas, que fuera una de las épicas más rimbombantes de las gestas heréticas. Sin embargo, a la hora de elegir a un poder soberano que consolidará la flamante nación, algunos engranautas sintieron que el destino llamaba a la culminación de todo su progreso. Crearían a un ser todopoderoso y omnipresente que cuidaría del nuevo reino y sus habitantes. 

Así nace terrenalmente el Engrane Supremo, bautizado Alexander Cabezadura. La pieza de tecnología más poderosa de Void. Una inteligencia artificial capaz de operar a lo largo, ancho y entre todos los seres engranautas y sus creaciones como una abeja reina y su colmena.

Los polumetis son sumamente respetados por todos los reinos y por algunos extremadamente temidos, dado que, aunque no creen en la dominación por la fuerza y se consideran orgullosos utilitarios, su ejército, aunque no muy grande, es poseedor de la tecnología más avanzada.

Mapa de relaciones

El Reino Polumetis es neutral por naturaleza y oficia sensatez y diplomacia ante cualquier eventualidad.

  • Atezoran alianzas militares y armamentistas con Coronam.

  • Invierten en acuerdos comerciales y armamentistas con El Arca.

  • Mantienen pactos de no agresión y neutralidad con el resto de los reinos, con los que tienen relaciones comerciales.

 

REINO DE Hattiskollis

 

En un planeta pobremente terraformado, de los animales traídos en el nave arcana exploradora, unos similares a lobos resultan adaptarse mejor al nuevo ambiente y los humanos usan su genética bajo la creencia de que los hará más fuertes para adaptarse al nuevo ambiente. De esta mezcla nacen los primeros “ferales”, que serían los arcanos mezclados con genética de especies animales más primitivas pero físicamente más resistentes. Mucho se puede contar sobre las experiencias traumáticas que transformaron a estos arcanos. En este primer planeta, la figura de los dioses se ven trasladada a estas criaturas y comienza el culto a los Dioses Lupinos.

Así nacen las primeras castas de El Reino de Hattiskollis, en representación de los dos dioses arcanos, el lobo negro Hatt y la loba blanca Skoll. Los ferales hattiskollis se volverían una prominente nueva facción. En su absoluto teocracismo, llevan adelante un orden regente de monarquía dual, contando con una corona skolliana y otra hattis, que lejos de ayudar a su unión la ha complicado con constantes luchas de poder entre ellos. A pesar de esto, la corona hattis de Raina y la skoll de Wargus, no tardan en volverse un temible frente unido ante cualquier amenaza exterior.

Caótica pero resiliente, lograrían desarrollarse y sobrevivir, y con su fervoroso espíritu guerrero proliferaron para luchar junto a los arcanos haciendole frente a las hijas de Jorgenmandr durante La Guerra del Dragón. Sin embargo, a pesar de ser aliados en esta guerra, los arcanos los llamarían “traidores heréticos”, por sus cultos al Dios Negro y sus prácticas elementalistas, y esto los llevarían a numerosos enfrentamientos que serían parte de las Gestas Heréticas... pero todo esto es parte de otra historia más larga, ¿Recuerdan?

A pesar de sus creencias e idiosincrasia, que podría ser consideradas más primitivas, los ferales hattiskollis lograrían mantener el nivel de desarrollo tecnológico arcano original para adaptarlo a sus maneras y convertirse en un reino competente y respetado por los demás. Sus vainas de terraformación serían reconstruidas y modificadas para emular la misma fecundación primordial de este reino y así se expandieron enormemente. A este proceso de terraformación pasarían a llamarlo “fraternizar”, considerando que su destino con cada nuevo planeta es encontrar el camino de transformación de Hatt, con la protección y deliberación de Skoll. Son creyentes fervorosos del destino y consideran enemigos a los arcanos y su estructurada concepción del mundo de los hombres y los dioses. Ellos han encontrado el camino para ser fuertes y así merecen ser quienes marquen el camino para la humanidad del mañana.

Como contabamos, es quizás el reino con mayor expansión y por tanto mayor población, y esto les otorga una posición de poder en el mapa político, ya que cuentan con los ejércitos más grandes y feroces. Sin embargo, sus constantes colaboraciones comerciales con los invasores Raiders también los ponen siempre en una posición de constante polémica, lo que les ha costado tantos beneficios como conflictos.

Mapa de relaciones

El pueblo hattiskollis es resiliente pero estigmatizado, y mantienen con los reinos relaciones muy distintas.

  • No logran superar su desprecio contra los arcanos, que quieren desaparecerlos. Los consideran enemigos de su fe.

  • Tienen pactos de no agresión y mantienen relaciones comerciales y armamentistas con Polumetis.

  • Sostienen frágiles pactos de no agresión con Coronam y Auctus.

  • Mantienen una relación de cordialidad con Hiem, con alianzas armamentistas y comerciales circunstanciales.

  • Colaboran con los invasores Raiders frecuentemente, lo que los compromete moralmente a los ojos de los reinos.

"In the Gods lies the answer, masters of cosmic order and chaos."

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

 
 

"In the cold darkness the winter sons live and grow strong."

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

REINO invernal DE HIEM

 

Los Reinos de Hiem y Auctus son considerados hermanos, ya que nacieron como colonias distintas en planetas orbitantes a un gigante gaseoso llamado Maggospa. El planeta tiene puerto alrededor de una enana roja a la que llamarían Fa-Roh, y que hoy se la conoce como la estrella madre del Sistema Estacional. Como ocurre en todas las religiones de Void, el vínculo generado a traves de las mancias hicieron que estos voiders le atribuyeran encarnaciones deídicas los seres energéticos superiores que fueran Fa-Roh y Maggogspa. El sistema planetario de maggogspiro es vasto y heterogeneo, ya que contiene una decena de planetas terraformados por los reinos hermanos, que conviven con un centenar de pequeños planetoides que orbitan entre campos de asteroides y que son motivo de disputa constante.

Dicen que Hiem es el hermano mayor por haber sido la primera vaina en ser lanzada. El objetivo de esta colonia era transformar de manera gradual un gigante planeta helado, sin embargo la terraforma fallaría. Generaciones pasaron los arcanos sin noticias de la nueva colonia, hasta que exploradores en busca de noticias dieron con lo que había resultado de la colonia: los voiders habían logrado sobrevivir gracias a haber mutado mezclando su genética con distintas criaturas resistentes a este bioma y así desarrollaron el abisal Reino de Hiem. Dentro de las cavernas del gigante helado, los hiem crearon una nueva civilización alrededor de nuevos cultos, ritos e idiosincrasia. Se reverencia a una bestia abisal que creen ser jueza de la vida y de la muerte. A esta bestia se le atribuye ser elegida por Maggog, que fuera la encarnación deídica de Maggogspa, y se lo reconoce como una suerte de angel de la oscuridad que rige las vidas de los invernales. En su honor han creado todo tipo de templos y palacios majestuosos en sus ciudades subeterraneas.

Alejadas de las superficies de vientos huracanados, los hiem construyen sus ciudades en megalíticas cavernas que expanden incansablemente. Estas se expanden hacia profundidades abismales y se interconectan por por sistemas de túneles y ríos subterraneos.

Los ideales hiem son muy similares a los hattiskollis, y se entienden muy bien con ellos. Han sufrido circunstancias similares y han aprendido a vivir con ello, haciendo de las heridas un escudo que les inspira a mantenerse fuertes. También tienen relaciones de respeto y colaboración con los invasores raiders, a quienes dan crédito por su naturaleza conquistadora.

 

La corona invernal pertenece a Stalag Barbadente, que es considerado el guerrero más fuerte entre los invernales y un descendiente de la bestia abismal. El reino invernal es exclusivo y recluido, y no gustan demasiado de los voiders extranjeros, a quienes consideran especies malcriadas y débiles. Desde su trono en la capital invernal de Svenog, Barbadente es un mariscal tenaz que mantiene a los reinos otoñales a rayas y a los demás reinos lejos de los asuntos de Hiem. Solo una vez en la historia el rey invernal dió un paso a favor de la paz con Auctus, cuando su hermana Ylagh se casara con Robinet Alanegra, el rey hermano. Sin embargo esos lazos familiares fueron fugaces y se destruyeron, cuando su hermana fallece dando a luz al principe Oderick y desencadena la famosa Guerra de las Estaciones... pero esta es otra historia que amerita más tiempo, jeje.

Lo que cabe resaltar es que debido a sus incesantes enfrentamientos y su historia, los Hiem han fabricado su identidad alrededor de la lucha por la supervivencia y, posteriormente, la supremacía. Son talentosos cazadores y guerreros, y eso se ve reflejado en sus tropas, que son sumamente respetadas y "duras como el hielo" en el campo de batalla. Se dice que las fortalezas blancas Hiem son impenetrables e imposibles de conquistar, ya que su capacidad pa la defensa es legendaria. Los soldados novicios comienzan con "la máscara de la presa", simbolo de su inexperiencia y vulnerabilidad. La mayor aspiración del soldado hiem es demostrar su valía para ganarse ser portador de "la máscara del cazador". Dicho esto, poseen grandes ejércitos, y son una fuerza a respetar cuando se involucra en cualquier conflicto armado.

Mapa de relaciones

El Reino Hiem se mantiene al margen de la mayoría de los conflictos de los reinos humanos, sin embargo su mapa político es tan variado como el de cualquier otro.

  • Auctus siempre fue y será su rival. Sus acuerdos de paz nunca duran mucho y solo se llevan a cabo por amenzas extranjeras superiores.

  • Sus relación con los arcanos es fragil y tensa. Jamás les perdonarán el abandono que dió a luz a su nación.

  • Tienen pactos de no agresión y mantienen relaciones comerciales y armamentistas con Polumetis.

  • Sostienen frágiles pactos de no agresión con Coronam.

  • Mantienen una relación de cordialidad con Hattiskollis, con alianzas armamentistas y comerciales circunstanciales.

  • Colaboran con los invasores Raiders frecuentemente, lo que los compromete moralmente a los ojos de los reinos.

 

REINO otoñal de auctus

 

La colonia Auctus llegaría al sistema magógspiro tiempo después de los invernales Hiem, que serían llamados luego sus hermanos mayores.

 

Una segunda vaina arcana viajaría al sistema planetario con planes de terraformar otro planeta con pontecial allí. Sin embargo, este se encontraría mucho más cercano al gigante gaseoso. Dicen que la radiación del gigante traería cambios sobre la nueva terraforma, deformando la presión atmosférica y generando cambios que generarían una geología comparable al Otoño original (o así la recordarán estos arcanos, románticamente), pero de una flora mucho más abundante y salvaje, con árboles de escala megalítica. Este otoño sería perpetuo en el tiempo, con cambios de temperatura y degeneración estacional demasiado sutiles para ser notados. 

La nueva colonia tendría como objetivo encontrar a sus hermanos perdidos, y continuar la colonización alrededor del gigante gaseoso. Tiempo más tarde encontrarían a sus hermanos, de quienes tomarían algunas enseñanzas, como el culto a Magogspa, sin embargo sus relaciones se volverían rápidamente hostiles, dada la naturaleza hostil y reclusiva de los invernales, sumada la asociación que estos les hicieran con los arcanos que originalmente los abandonaron allí.

Debido a la terraforma defectuosa, y tomando el ejemplo de sus hermanos hiem, los flamantes colonos mutaron su genética para dominar el nuevo bioma y así mejorar su subsistencia. En el caso de estos, buscaban sobrevivir a los peligros de vivir alrededor de las raíces, ramas y copas de colosales árboles otoñales, y la mayoría de estos se mezclaron con especies de aves. Está nueva civilización comenzó a vivir bajo sistemas de castas y roles vinculados a los espacios de estos árboles gigantes. Seguirán adorando a los dioses arcanos, sin embargo los creyentes comenzarían a adorar, quizás aún más todavía, a la estrella Fa-Roh, centro del sistema estelar al que pertenece Magogspa, así como a Magogspa mismo, a quien los videntes atribuyen atributos de una deidad menor, debido a su injerencia energética, que será también procreadora de la vida alrededor de su sistema planetario. 

Al igual que sus hermanos invernales del gigante helado, tras años de trabajo duro por construir su nuevo hogar, los otoñales desarrollaron una identidad nueva muy diferente a la arcana. Así nace el Reino de Auctus, de los mundos otoñales de árboles dorados perennes. Al principio construyendo modestos asentamientos entre los colosales brazos de madera robusta, los otoñales aprendieron a aprovechar al máximo estos cimientos para erigir todo tipo de poblados y hasta grandes ciudades, conectadas ascendente y descendentemente por sistemas de rampas, toboganes, escaleras, elevadores, planeadores, etc.

Su rey, Robinet Alanegra, es el orgulloso patriarca de "El Nido de Laerad", el palacio brillante real que es la envidia de todos los otros monarcas de Void, que no dudan en asistir a cualquier tipo de oportunidad que justifique una visita, ya que tanto el palacio como la hospitalidad Auctus, es legendaria. Sin embargo, pese a esto,

Su vida en las alturas y su abundante flora y fauna, han hecho de los auctus una civilización inquieta, siempre alerta, y adaptada a vivir, todo el tiempo, en algún mayor o menor nivel del subterfugio. Sus bases estan siempre en lugares protegidos, escondidos entre ramas fuertes donde los cúmulos inconmensurables de malesa proveen una defenza y cobertura natural de las amenzas aéreas. Sus árboles son sus mayores aliados y los cuidan como si fueran otros dioses benefactores.

 

Así como el subterfugio es su area de expertise, también han desarrollado tecnologías inteligentes de detección, y sus espacios aereos son famosos por ser impenetrables. Los auctus han sido, desde su fundación, cazadores por treadición, e hicieron combate a distancia un arte marcial aparte. Son temidos sus tiradores, que ostentan sus "bacularcos" (baculos capaces de disparar poderosos birotes de luz con suma precisión a enormes distancias).

También temibles son sus tropas de infiltración e inteligencia, que con sus ágiles piernas plumíferas son dueños de una velocidad superior y se dice a veces inalcanzable por el ojo inexperto. Sus ejércitos no son de los más númerosos, pero sus técnicas de combate hacen del ejército otoñal una fuerza temible.

Al día de hoy ambos Reinos han proliferado y crecido de manera expansionista, adaptando su Terraformación a los nuevos usos de su Reino. Así es que los Hiem pasaron a llamar al proceso "Invernar" y los Auctus, "Otoñar".

Mapa de relaciones

El reino otoñal solo se involucra con gente y causas que consideren afines a sus ideales, lo que los hace muy selectivos a la hora de relacionarse con los otros reinos.

  • No logran superar su rivalidad con Hiem, y sus acuerdos de paz nunca duran mucho y solo se llevan a cabo por amenzas extranjeras superiores.

  • Tienen buenas relaciones con El Arca y Coronam, con quienes mantienen alianzas militares.

  • Tienen pactos de no agresión y mantienen relaciones comerciales y armamentistas con Polumetis.

  • Sostienen frágiles pactos de no agresión con Hattiskollis.

"In the Gods lies the answer, masters of cosmic order and chaos."

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"In the Gods lies the answer, masters of cosmic order and chaos."

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

"For our Lady, we shall protect the treasure of mankind".

REINO DE Coronam

 

El reino de Coronam (o comunmente llamado "de la Corona") es el reino más joven del los seis y desde su nacimiento ha sido el centro de las miradas de todos los otros. Coronam nace por y para la espada de Phinneas, desde entonces conocido, redundantemente,  como "La Corona". Phinneas es el famoso héroe arcano que terminó con "La Guerra del Dragón", tras derrotar al dragón Jorgenmandr en una épica batalla que llevaron a cabo los reinos en el corazón del sistema estacional.

Su hazaña fue tan grandiosa que todos los grandes reyes, alentados por el Banquero Sagrado, se unieron para ungirlo como el nuevo Rey de aquel planeta adonde Jorgenmandr había caído. Lo bautizó Parsifal y fue el primero de muchos otros planetas que fueran luego confederados al reinado que hoy comprende a Coronam.

El ideal más remarcable de este reino es el de perseguir la gloria, tras ser seguidores de un glorioso héroe como es Phinneas. Muchos de los "coronados" ven a su lider como un elegido del demidios Fa-Roh, padre del sistema planetario en el que viven. La gallardía y el código moral caballeresco cumplen un rol fundacional de su idiosincracia, que han hecho del pueblo coronado una sociedad inquieta, ambiciosa, confrontativa y orgullosa. Se consideran predestinados al éxito, y son fuertes en su unión contra toda adversidad.

Tras algunos años de su fundación, Phinneas continuó con la cazería de los llamados "hijos de Yorgenmandr", y ganó fama intergaláctica. Las noticias del éxito de sus campañas militares, sumadas al crecimiento de sus colonias de sus primeras colonias, hicieron que muchos reinados, huerfanos de líderes fuertes, decidieran unirse a su conferederación. Esto le dió a Coronam un crecimiento meteórico en tan solo algunos siglos, en los que acumuló más tierras, más industrias y poblaciones diferentes.

Los colores del escudo Coronam se inspiran en los colores de Parsifal, haciendo que las tierras de Coronam sean terraformadas de manera similar a la arcana original, pero modificadas para asemejarse a "los pastos carmesí de nuestro Rey, con sus arboles esmeralda, como las escamas de Jorgenmandr", una leyenda dice inclusive que alguna vez Parsifal fue un planeta arcano convencional, hasta que la sangre de Yorgenmandr bañada los suelos, tiñiendolos de un rojo intenso.

Dicho todo esto, se imaginarán que este reino es por definición la potencial militar más remarcable de Void, siendo su lider una de las, sino la más grande leyenda viviente de Void. Sus seguidores son patriotas que viven para experimentar la gloria de la conquista, y es por eso que su ejército de escala interplanetaria, compite en influencia a los arcanos, en tecnología a Polúmetis, y en números a Hattiskollis; quizás el ogullo pudiera ser su única debilidad. Además, los reinos más creyentes admiran y respetan a Phinneas, a quien temen como un angel guerrero de Fa-Roh, ungido para reinar a los reinados de los campos carmesí.

Mapa de relaciones

Como ya contamos, el pueblo Coronam es central en la escena política, militar e inclusive religiosa de Void.

  • Atezoran alianzas militares y económicas con El Arca.

  • Poseen alianzas militares y armamentistas con Polumetis.

  • Mantienen buenas relaciones y alianzas militares con Auctus.

  • Sostienen frágiles pactos de no agresión con Hiem y Hattiskollis.

 
  • xpukv8qq copy
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Realms of the Void © 2012